Sin duda, viajar con la mente abierta hace que te acerques a la gente local que habita aquellos sitios que visitas. De este modo los locales hacen que la experiencia sea mucho más enriquecedora y conmovedora.

Filipinas es el país ideal para conectar con sus gentes, ya sea a lo largo de tu travesía o bien porque te gustaría participar en algún modo de voluntariado o micro-voluntariado durante tu viaje. Este tipo de experiencias te pueden permitir conectar con la cultura local más intensamente y participar en el día a día de una comunidad nativa. Barreras como el idioma no hacen acto de presencia en Filipinas ya que el 90% de la población habla inglés al ser idioma oficial. Incluso te sorprenderás al averiguar que el tagalog , idioma nativo, es una amalgama de español, inglés y el propio filipino.

Los filipinos son amables y están agradecidos de tener turistas, por tanto, acércate a ellos y te sorprenderás. Descubrirás que la inmensa mayoría es gente acogedora, genuina enternecedora y sobretodo muy feliz y sonrientes. 

 

Destino Manila

Hace hoy ya casi 4 años que puse por primera vez pie en Manila. Fue en febrero de 2012 y venía cargado de ilusiones ya que era mi primera puesta de contacto con el continente asiático. Justo en la cinta de recogida de maletas del Aeropuerto Ninoy Aquino, constaté lo que podría considerarse un preludio de lo que me esperaba a continuación. Una barbaridad de gente se agolpaban recogiendo sus equipajes y todo tipo de dispositivos electrónicos que habían comprado en Dubai. Eso sí, caras sonrientes y carcajadas por todos lados.

Leyte | Perdidos en las islas más remotas de Filipinas

Una de las cosas que siempre he valorado más de mi estancia en Filipinas es esa sensación de estar absolutamente ilocalizable y de perderme a posta. En definitiva, estar en sitios tan remotos que incluso no sabrías decir con precisión en qué parte del mapa estás. Y es que perderse, ¡sienta de maravilla!

Páginas